Enfermedades Oculares derivadas de la Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónico degenerativa que no tiene cura. No importa el tipo de diabetes que se tenga, se puede vivir una vida plena si la enfermedad está controlada. Las enfermedades oculares derivadas de la diabetes surgen como consecuencia de una diabetes mal controlada. Aquí te decimos cuales son, como tratarlas, y lo más importante: como prevenirlas.

Enfermedades oculares derivadas de la diabetes: Retinopatía Diabética (RD)

Es la principal enfermedad derivada de la diabetes y la causa número uno de ceguera.

La diabetes es una enfermedad que afecta el nivel de azúcar en la sangre. Ésta transporta la glucosa (la energía que el cuerpo necesita para funcionar) a todo el cuerpo. La diabetes se presenta cuando el cuerpo no puede deshacerse del exceso de glucosa en la sangre. Así, muchos órganos resultan afectados, entre ellos los ojos, principalmente los vasos sanguíneos que alimentan la retina. Así empieza a formarse la retinopatía diabética.

Causas y fases de la enfermedad

Cuando los vasos sanguíneos retinianos se dañan por el azúcar, éstos comienzan a dejar de nutrir los ojos. En consecuencia, el cuerpo crece nuevos vasos sanguíneos que son muy sensibles a que pueden romperse. A esta condición se le conoce como retinopatía diabética no proliferativa, pues este proceso sucede sin síntomas que el paciente pueda detectar por su cuenta.

Cuando los nuevos vasos sanguineos o neovasos se rompen, pueden ocasionar derrames en la retina y dentro del ojo. A esta condición se le llama retinopatía diabética proliferativa y es cuando el daño a la vista surge. El sangrado y debilitamiento del tejido retiniano permite filtraciones de líquido dentro de la retina y en el humor vítreo del ojo. Estos líquidos deforman la retina y obstruyen el paso de la luz hacia la misma, causando afectaciones a la visión.

Algunos síntomas de la retinopatía diabética proliferativa son visión borrosa, manchas en la vista, deformación de imágenes o cambios de contraste. De no atenderse inmediatamente, el tejido retiniano puede arrugarse hasta rasgarse o desprenderse del fondo del ojo. Cuando esto pasa, el daño a la vista es mayor y puede terminar en la pérdida de la visión en el ojo afectado.

Tratamiento

Dependiendo de en que fase se encuentre (proliferativa o no proliferativa), el tratamiento es diferente. La retinopatía diabética es una enfermedad progresiva sin cura, así que los tratamientos son sólo preventivos. Con cuidados por parte del paciente pueden prevenir o disminuir los daños a la vista.

En su primer estadio (no proliferativa), la enfermedad es sólo detectable mediante un examen de fondo del ojo. Aquí, el oftalmólogo podrá observar la retina del paciente y ver si presenta formación de neovasos. De ser así, recomendará cirugía preventiva láser para evitar futuras filtraciones.

En una retinopatía proliferativa, dependiendo del grado de afectación, el oftalmólogo recomienda diferentes tratamientos. Si no presenta sangrado o filtración de líquido en humor vitreo, una cirugía láser puede ser suficiente para tratar la RD. Al presentar, sangrado en humor vítreo, una vitrectomía sería necesaria para eliminar líquidos que obstruyan la luz.

Si el paciente presenta rasgado o desprendimiento de retina, otros procedimientos serían necesarios para rescatar la visión de la persona.

Prevención

La RD, al igual que el resto de las enfermedades oculares derivadas de la diabetes, es asintomática en sus fases iniciales. Por lo que el paciente sólo puede prevenirla tomando dos acciones: 1) cuidando su nivel de azúcar en sangre; y 2) haciendose una revisión completa del ojo una vez al año.

Enfermedades oculares derivadas de la diabetes: Edema Macular (EM)

El Edema Macular normalmente se deriva de una retinopatía diabética proliferativa. No obstante, puede surgir sin la necesidad de una RD. Para entender el daño de la enfermedad, primero hay que entender como funciona el ojo:

Causas y fases de la enfermedad:

La retina es la parte posterior del ojo donde la luz captada por el ojo es captada hacia el nervío óptico. Este se encarga de convertir la luz en impulsos eléctricos que son enviados al cerebro y se transforman en imágenes. La retina tiene un centro llamado mácula, que es responsable de la visión central. Con ella podemos enfocar la vista, leer, manejar, etc.

La diabetes causa que los tejidos de la retina debiliten su estructura, permitiendo filtraciones de agua y grasa. Estas filtraciones pueden entrar a la mácula hinchándola y deformándola. Esto puede provocar cambios de contraste, manchas, visión borrosa, etc. La retinopatía diabética también puede causarla cuando filtraciones de neovasos invaden la mácula.

Tratamiento

Al igual que con la RD, el mejor tratamiento es la cirugía láser. El oftalmólogo dirigirá el el haz de luz directo en la mácula para curar las filtraciones y evitar otras en caso de existir neovasos cerca de ella. No es muy común que el edema macular cause sangrado en el humor vitreo; no obstante, una vitrectomía puede ser necesaria en caso contrario.

Prevención

Aunado a las prevenciones que conllevan la retinopatía diabética, aquí es importante la opinión del oftalmólogo. De ya padecer RD, el médico debe evaluar si el láser debe usarse para evitar el hinchamiento de la mácula.

Enfermedades oculares derivadas de la diabetes: Catarata

Las cataratas no son padecimientos exclusivos de padecer diabetes; sin embargo, ésta aumenta la probabilidad de presentarlas.

Causas y fases de la enfermedad

La catarata es el oscurecimiento del cristalino del ojo. Ésta es una lentilla natural transparente que se encuentra detrás del iris. Su función es captar la luz que pasa a través de la pupila y refractarla hacia la retina. La catarata surge cuando el cristalino se oscurece y no permite el paso de la luz. Ésta es un padecimiento que es más común en personas mayores, aunque otras causas como un golpe en el ojo, lo pueden causar también.

La diabetes incrementa el riesgo de padecer cataratas a una edad más temprana. La enfermedad, en general, acelera el desgaste de todas las partes del cuerpo. Así que la catarata, puede presentarse entre las personas con diabetes.

Tratamiento

Solo hay una manera de tratar las cataratas: con cirugía. En ella, se reemplaza el cristalino del ojo por una lentilla transparente artificial previamente graduada por el oftalmólogo. Es un procedimiento relativamente sencillo y sin mucho riesgo para el paciente.

Prevención

El paciente con diabetes debe cuidar sus niveles de azúcar en sangre. Ante cualquier molestia en su vista, debe visitar al oftalmólogo lo más pronto posible. Si bien la catarata no pone en riesgo la visión, si disminuye la calidad de vida del paciente.

Enfermedades oculares derivadas de la diabetes: Glaucoma Neovascular

El glaucoma neovascular (GN) es un tipo de glaucoma solo presentado por los diabéticos. Para entender el GN, primero hay que entender el glaucoma normal.

Causas y fases de la enfermedad

El Glaucoma es una enfermedad del nervio óptico. El ojo se conforma de dos grandes partes: la anterior y la posterior. En la anterior se encuentran el iris, la pupila y el cristalino que están cubiertas del humor acuoso. En la posterior, están la retina y el nervio óptico cubiertas por el humor vítreo.

Por diferentes causas, el humor acuoso (parte anterior) no puede filtrarse y se acumula. Esto hace que la parte anterior del ojo empuje la parte posterior y afecte el nervio óptico. La presión dentro del ojo es muy importante para prevenir el desarrollo de cualquier tipo de glaucoma.

La retinopatía diabética es la principal causa del glaucoma neovascular. El crecimiento de nuevos vasos sanguineos es tan extremo que se desarrollan en el irís, impidiendo el correcto drenaje del humor acuoso.

Tratamiento

La única manera de tratar el glaucoma neovascular efectivamente es mediante la cirugía láser. Aquí se evita que los neovasos sigan creciendo a la vez que se abren espacios para que se filtre le humor acuoso.

Prevención

El Glaucoma neovascular es consecuencia de una Retinopatía Diabética mal cuidada. Su prevención consiste en cuidar los niveles de azúcar y checando su vista con el oftalmólogo una vez al año.

Conclusión

Todas las enfermedades oculares derivadas de la diabetes no son curables. Sin embargo, todas se pueden prevenir. La clave está en informarse y cuidarse. La más peligrosa es la retinopatía diabética y es la causante de otros padecimientos. Pero la clave para prevenir todas las enfermedades derivadas de la diabetes es cuidar los niveles de azúcar. Además, anualmente deben hacerse chequeos completos de los principales órganos afectados.

Prevenir estos padecimientos no solo alarga la vida del paciente, sino que le causa sufrimientos innecesarios tanto a él/ella, como a su seres más cercanos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.